Los elefantes se consuelan con caricias y sonidos cuando están tristes o estresados

25/02/2014

elefantes CC wwarby

Los elefantes asiáticos son capaces de consolar a otros que están en peligro, mediante caricias y vocalizaciones, según ha concluido un estudio que será publicado en la revista de acceso abierto PeerJ. Los resultados son la primera evidencia empírica de consolación en los elefantes, dice el autor principal Joshua Plotnik, quien comenzó la investigación como estudiante graduado de Psicología en la Universidad de Emory, y que ha divulgado un vídeo que lo demuestra.

"Durante siglos, la gente ha observado que los elefantes parecen ser animales muy inteligentes y empáticos, pero los científicos tenemos que probar que es así en realidad", dice.

El comportamiento de consolación es raro en el reino animal, con evidencias empíricas que hasta ahora sólo habían sido descubiertas en grandes simios, cánidos y algunos córvidos.

orfanato elefantes pinwalla CC yimhafiz
"Con sus fuertes lazos sociales, no es de extrañar que los elefantes muestren preocupación por los demás", dice el co-autor Frans de Waal, profesor de Emory. "Este estudio demuestra que los elefantes sienten cuando ven a otros en peligro, llegando a calmarlos, de forma no muy diferente a como los chimpancés o los humanos abrazan a alguien que se siente mal", señala.

El estudio se centró en un grupo de 26 elefantes asiáticos cautivos repartidos en un campamento de elefantes en el norte de Tailandia. Durante casi un año, los investigadores observaron y registraron qué pasa cuando en un elefante aparece una reacción de estrés y las respuestas de otros elefantes cercanos.

bebes elefante bañándose jaukay

Las respuestas iniciales de estrés provienen de cualquier estímulo inobservable o evidente: eventos como la acción de otro animal al mover la hierba cercana u otro elefante hostil. "Cuando un elefante se asusta, sus oídos se apagan, la cola está levantada o se encoge, y puede emitir un ruido de baja frecuencia, un sonido con su trompa o rugir para señalar su sufrimiento", dice Plotnik .

El estudio descubrió que los elefantes cercanos se aproximaban al que sufría el estrés y tendían al contacto físico después de un evento de este tipo. Como ejemplo típico, un elefante cercano iba al lado del animal angustiado y usaba su trompa para tocar suavemente su cara, o ponía su trompa en la boca del otro animal.
elefantes africanos

El gesto de poner la trompa en la boca del otro es casi como un apretón de manos o un abrazo del elefante, dice Plotnik. "Es una posición muy vulnerable, ya que podría ser mordido. Puede estar enviando una señal de 'Estoy aquí para ayudarte, no te haré daño'."

Los elefantes también mostraron una tendencia a vocalizar. "La vocalización que oí más a menudo después de un evento de socorro era un alto chirrido", dice Plotnik. "Puede ser una señal como, 'Shshhh , está bien', el tipo de sonidos de un adulto humano podría hacer para tranquilizar a un bebé", dijo.

Para terminar, os dejamos este enternecedor vídeo de Live Science en que podemos ver a unos paquidermos consolándose. Atención a los sonidos: ¡casi parece que están hablando!:

Fuente: Europa Press
Fotos: William Warby, Jau Kay , YIM Hafiz y Jim Frost.