Árboles que crecen en espirales, un curioso fenómeno sin explicación

10/04/2014

arbol remolino espiral

Si la distancia más corta entre dos puntos es una línea recta, y los árboles en un bosque están bajo intensa competencia para alcanzar el dosel lo más rápido posible, ¿por qué un árbol gastaría energía y recursos valiosos en crecer en círculos? ¿qué podría hacer que un árbol se comporte de forma tan extraña?

Al igual que con muchos de los fenómenos naturales, la falta de una explicación definitiva proporciona un terreno fértil para la especulación y las teorías abundan en cuanto a por qué algunos árboles tienen esta curiosa forma de crecimiento. Un par de posibles razones son:

El crecimiento en espiral es muy querido por los fotógrafos de las curvas hermosas que se pueden encontrar en la corteza y la madera de los árboles. Los aserraderos, en cambio, no están tan contentos de encontrar este fenómeno: la madera es a menudo débil y los tableros a menudo se tuercen cuando se secan, por lo que resultan inservibles para la artesanía más habitual. Sin embargo, el crecimiento en espiral da un árbol de mayor flexibilidad que sus vecinos de tronco recto, por lo que el árbol es más resistente a vientos fuertes o grandes cargas de nieve.

Arbol Espiral

Otra posible causa de los troncos en espiral es una mejor distribución  del agua alrededor del árbol. En árboles de troncos rectos, las agujas (u hojas, aunque el crecimiento en espiral es más común en las coníferas) comparten el agua, fotosíntesis y nutrientes con las raíces directamente debajo de ellos. Si las raíces o ramas de un lado del árbol se dañan, las ramas correspondientes se marchitan.

En un tronco en espiral, por el contrario, los recursos de todo el árbol se comparten y la distribución de agua de la raíz a las ramas se produce alrededor de todo el árbol. Del mismo modo, los azúcares sintetizados en las hojas de una sola rama son conducidos a todas las raíces.

Arbol Tronco Espiral

Los árboles en espiral se encuentran a menudo en crestas de colinas secas, donde las fuerzas gemelas de la exposición y la desecación se encuentran en su máximo. El pino Bristlecone, en particular, famoso tanto por su longevidad, suele exhibir un crecimiento en espiral.

Algunas otras teorías implican la genética, el heliotropismo (seguimiento del sol), o el efecto de Coriolis, que está relacionado con la aceleración de la tierra al girar a lo largo de un día sideral.

Fuente: Save The Redwoods
Fotos: Maria Baka, Richard Campbell